El Club de los Chéveres

Chila

Cuando inició la pandemia, me preocupaba que tan pesado era ser recién casado y esperar un bebé en tiempos así para este joven de la foto. Chila tuvo que cerrar su restaurant @elpuerto_parihuela como cientos más lo hicieron de la noche a la mañana sin saber  cuándo podrían volver a trabajar. No fue hasta que pudimos volvernos a ver aún con el miedo de la cercanía física, que pude constatar cuán equivocada estaba.

Ya no estábamos en confinamiento estricto y para nuestro alivio su restaurant podía vender a domicilio. Joaquin ya había nacido entre miedos y cuidados. Mientras tanto, yo me preguntaba  cuántas preocupaciones nuevas no le dejaban dormir a él como papá. Me contaba cuán duro fue enfrentar los cambios, el dejar ir a personal, tener las deudas pendientes y la incertidumbre de si el negocio podría sobrevivir. Los desafíos que se revelaron me aseguraron que definitivamente había sido más duro de lo que pensaba. Estaba a punto de decir “Qué duro, encima estar esperando un bebé y tener la carga de una familia”, pero tal vez un ángel me tapó la boca para que escuchara porque Chila continuó diciendo,

 “Dios sabe cómo hace las cosas. No hubiera podido si no estaba con la Fer. Despertarme y verles a los dos me llena de energía, le dan sentido a todo, voy con ganas al resta. Ellos me dieron la fuerza que necesitaba…”

“¿En serio?” dije yo sorprendida.

 “¡Si de ley! ¿Yo soltero? ¡Ni loco! No hubiera salido, capaz perdía el restaurant. Ay Dios no me imagino yo no hubiera podido viviendo solo con mi mami sin la Fer ni el Joaquín…”, los ojos le brillaban de felicidad, de gratitud. La Fer en el comedor conversando en mascarilla. El Joaquín dormía tras la puerta del dormitorio, y el Chila parecía ser el hombre más rico del mundo.

Desde entonces creo que me ha confrontado que no creía de todo mis frases favoritas como: “Más rápido solo, pero más lejos juntos”, o “Fuimos creados para vivir en comunidad”, o más aún, “Fuimos hechos para vivir en familia”. Dentro de mí, al parecer si era más fácil estar solo, o sin amores grandes. Pero recién empiezo a entender el significado detrás de las frases clichés, que la vida sin los otros, es más difícil que la vida solo. ¿Cuántos de nosotros no lo hubiéramos podido hacer sin otros en nuestras vidas, aunque hayamos sido carga, aunque haya sido incomodo, aunque haya sido difícil? No, no lo hubiéramos podido hacer, al menos, no yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s