Hija de reyes

Feliz día papá

English

Cuando él tenía mi edad, yo tenía 6 años. Mis primeros recuerdos con él comenzaron en ese entonces. El primero no es tan bueno. Él golpeó la mesa frustrado a mi y a mi tarea muy tarde una noche. Me asustó y lloré hasta llegar a mi habitación. Ese recuerdo moldeó una buena parte de mi vida: mi miedo a la autoridad, mi miedo a fallar, mi miedo a escuchar ese golpe nuevamente cuando menos lo esperaba. 

Pero la sanidad vino a través de él también, gracias a Dios. Recordé que la siguiente noche a ese evento, él vino a mi habitación y me pidió perdón, a mí, un niña de seis años que no tenía influencia o importancia en el mundo. Pero él lo hizo de todos modos.
Desde entonces, sabía que me tomaba en serio, que él era humano pero era lo suficientemente valiente como para protegerme, aun de sus errores y significara pedir perdón aunque fuera una niña. 
Año tras año, demostró que podía confiar en él. Cuando le fallé, me dio la libertad de venir a él para ser consolada. Entendí que podría acudir a él con lo que fuera y él estaría bien y me perdonaría. Pero a más de eso, me consolaría. Él quería que fuera auténtica y no me dejó conformarme con nada menos. 
Sus pequeños gestos me han formado. Mami dice que los recuerdos que tengo eran irrelevantes en ese momento. Ellos los han olvidado ya, pero yo no. 
Por lo tanto, gracias papi por ser fiel en la crianza de tus hijas, incluso en los momentos pequeños y sin importancia, cuando nadie más estaba mirando y cuando nadie más sabía, porque yo si lo hice. Tus momentos pequeños y duros en los que elegiste sacrificarte y amar, son mis recuerdos y mi imagen de un Dios que me ama de la misma forma. Feliz Día del Padre. Estoy tan agradecida de llamarte Daddito.
//

English

When he was my age, I was 6 years old. My first memories with him began back then. The first one is not so good. He hit the table frustrated at me and my homework very late one night. It scared me and I cried until I got to my room. That memory shaped a good part of my life: my fear of authority, my fear of failure, my fear of hearing that blow again when I least expected it.
But healing came through him too, thank God. I remembered that the next night after that event, he came to my room and asked me to forgive him, a six-year-old girl who had no influence or importance in the world. But he did it anyway.
Since then, I knew he took me seriously, that he was human but he was brave enough to protect me, even from his mistakes even if it meant asking forgiveness to a little girl.
Year after year, he showed that I could trust him. When I failed him, he gave me the freedom to come to him to be consoled. I understood that I could go to him with whatever I had and he would be fine and would forgive me. But more than that, he would comfort me. He wanted me to be authentic and he did not let me settle for anything less.
His small gestures have shaped me. Mami says that the memories I have were irrelevant at that time. They have forgotten them already, but I have not.
Therefore, thanks dad for being faithful in raising your daughters, even in small and unimportant moments, when no one else was watching and when no one else knew, because I did. Your hard moments in which you chose to sacrifice and love are my memories and my image of a God who loves me in the same way. Happy Father’s Day. I’m so grateful to call you Daddito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s