Escritora tímida

Los sueños que dan miedo

Desde que decidí hacer la revista, hay momentos en los que no puedo respirar. No me doy cuenta hasta que me toca tomar un aliento grande, revitalizando mis pulmones que se han quedado desconcertados sin saber porqué he dejado de bombearles aire. La primera vez que me pasó, o de la que me di cuenta, fue cuando decidí “ir por ello de una buena vez, aunque muera en el intento”. “¡Vamos a morir, Erika!” me dije a mi misma, pero esta vez tenía una intención y un tono muy diferente. Me lo decía como si me estuviera invitando a tomar una cerveza, como si tuviera algo que celebrar y esperara que mi otro yo se sumara. En ese momento, la Erika que tenía que responder a la invitación se dio cuenta que le faltaba aire cuando trató de responder. Intentando sonar animosa dijo “Vamos”, y sintió que se lanzaba de un peñasco o que daba el paso hacia el hueco del abismo a lo Indiana Jones. Y tomó una bocanada de aire como si saliera debajo del agua.

Los momentos sin aire expresan mi miedo de verdad. Es una señal de pánico que mi cerebro envía como su intento para ver si así reacciono y renuncio de una buena vez. Hay una constante que me llena de temor, y aunque le enfrente una y otra vez con todas las garantías que Dios me ha dado de victoria sobre ella, no se va. Aun cuando mis acciones le dicen, “¿ves que no te tengo miedo?”, el temor sigue allí. Cada paso que doy, no ha sido libre de temor, sino con una confianza más grande. Adrían Pinos, un amigo, recientemente dijo, “Siempre vamos a tener temor; la clave está en que nuestra fe sea más grande que nuestro temor.” La fe, desde hace años, significa confiar para mi.

Me pregunto, ¿por qué confió? ¿por qué tengo fe? ¿por qué le creo a Dios?. Para mi, todas estas preguntas son la misma. Mi respuesta no es ni bíblica, ni filosófica, y tampoco tendrá sentido para algunas personas. Pero la respuesta es la larga lista de “Cosas imposibles” que Dios ha hecho en mi vida. Son todas las historias grandes y pequeñas de las que doy crédito a Dios por haber pasado. Como dije, es una lista, es tan abarcadora que he planeado contarla una a una por escrito y no logro ordenar ni si quiera por donde comenzar. Van desde las oraciones simples de una niña pidiendo no comer sopa al día siguiente, hasta pedir $200 de un día para el otro (fueron horas). Cada vez que dudo, se me asoman estas historias como viento fresco. Son demasiadas para ignorarlas. El Ser detrás de estas oraciones respondidas no puede ponerse en duda. Mi corazón desconfiado decía: “Él realmente debe amarme”, hasta decir convencido, “Él realmente me ama”. Hoy digo, “A Él le creo todo lo que me diga”, con el corazón totalmente entregado.

Hoy, frente a mi lista de “Cosas por hacer” me ha faltado el aire otra vez. Todas las dudas, los temores se vuelven agolpar en mi garganta y dejo de respirar. Me pregunto si esto está bien, si es normal, y una voz desde el recuerdo me responde: “Si tus sueños con Dios no te asustan, no son de Él”. Lamentablemente, la frase no me consuela del todo. ¡Qué lejanas se sienten las frases lindas puestas en práctica! Siento el temor, pero al menos me permite decirme, “Si, está bien, está bien”. Pero solo cuando recuerdo la lista de historias abrumadoras que me han traído hasta aquí (“Para mi Dios, todo es posible”), el viento sopla otra vez. Recuerdo que el temor es quien te quita el aire, te paraliza, te mata. Pero Dios siempre ha respondido, cada duda ha sido dispersada, nunca me ha dejado sin aire. Recuerdo que a su amor le encanta espantar a mi temor. (“¿Qué no puede hacer Él, qué?”) El palpitar dentro de mi pecho sigue fuerte. Pero mi Dios es “como mi respirar”.

“No temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.”
Josué 1:9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s